Inmigrantes agreden a carabineros y se resisten a desalojo en toma ilegal en #Antofagasta.

Con agresión de puños y patadas a carabineros terminó el desalojo a una toma en la población René Schneider de Antofagasta. Violencia que quedó registrada en un video que fue difundido en redes sociales, donde se escucha los gritos despavoridos para que tengan cuidado con “la guagua” que uno de los ocupantes tiene en sus brazos.

“Desalojo de toma ilegal de terrenos fiscales termina con 5 detenidos”, publicó CHV en Twitter, luego que los ocupantes reaccionaran con violencia al actuar policial, los golpearan en el suelo y amenazaran con objetos contundentes.

Al respecto, el comisario de la 3ra. Comisaría de Antofagasta, mayor Iván Martínez, precisó que “se genera un procedimiento de desalojo en la Población René Schneider (…) ante la oposición y resistencia de algunas personas se procedió a la detención de cinco personas, todas extranjeras”.

“Una de ellas por maltrato de obra a carabineros de servicio, ya que el efectivo resultó lesionado ante la detención de una de estas personas. El carabinero se encuentra estable por lesiones leves y los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía Local de Antofagasta”, indicó el comisario, según consignó AntofagastaTV.

Por su parte, la delegada presidencial, Karen Behrens, recalcó que “seremos implacables en combatir este tipo de conductas y no permitiremos que se repitan estas agresiones”.

“No puede entrar”

Otro caso de total sinverguenzura se vivió al otro extremo del país, precisamente en La Araucanía. Situación que se convirtió en viral luego que un hombre que dice ser el dueño de un predio llega a su terreno para hablar con quienes lo tienen tomado. Y la conversación entre dos hermanos y el hombre que graba es realmente impactante.

“Lo que pasa es que este terreno es mío”, le dice el dueño a la mujer que lo sabe a recibir y que de plano le contesta que “yo me lo tomé, estoy viviendo acá”.

El dueño de las tierras le dice que “van a entrar máquinas por acá, ¿cómo lo hacemos?”, a lo que se presenta en el lugar el hermano de la mujer, que le pregunta por dónde van a pasar.

“Pasa un camino por acá”, le responde el dueño, a lo que el hombre le dice: “cuando vengan las máquinas lo hablamos (…) ahora se puede retirar”.

“Si es mío po”, le responde el propietario del loteo, y los hermanos le insisten: “por el momento no puede entrar”.

A %d blogueros les gusta esto: