Alza de enfermedades respiratorias: más de 200 virus circulantes y el doble de casos que en 2022

  • Más del 50% de los virus respiratorios circulantes corresponde a Virus Respiratorio Sincicial y, si bien aún no llega el invierno, la propagación de éstos ya está causando estragos. ¿Cómo evitar contagiarse? ¿Ante qué síntomas consultar? pediatras de la USS lo responden.

Esta semana la propia ministra de Salud se refirió en la Cuenta Pública de la cartera al alza de los virus respiratorios.

De hecho, según el Informe de Circulación de Virus Respiratorios del Instituto de Salud Pública, correspondiente a la semana 21, de los 2.836 casos positivos en esta semana, VRS es el virus detectado con mayor frecuencia (52,3%). El grupo de edad más afectado fue el de 1 a 4 años. Luego se presentan casos de Influenza A (23,3%), Adenovirus (11,2%), Parainfluenza (6,7%), Metapneumovirus (5,4%), Influenza B (0,6%) y SARS-CoV-2 (0,5%).

Frente a esta realidad, los niños son de los más vulnerables y la pregunta es, ¿por qué?

“El cuerpo humano tiene memoria inmunológica, es decir que cada virus que pasa por el cuerpo genera anticuerpos que servirán para el resto de la vida. En el caso de los niños, y la razón por la que se enferman con tanta facilidad, es que su memoria inmunológica no está tan formada como la de un adulto”, explica William Trejo, médico cirujano y académico del Centro de Salud USS. Esto se acentúa porque durante las cuarentenas los niños no estuvieron en contacto con los virus de otros niños, por lo que no desarrollaron la memoria inmunológica que deberían tener a esta fecha.

De acuerdo a su experiencia, comenta que los virus respiratorios son la primera causa de infección en invierno y otoño en Chile. La falta de ventilación y el desuso de mascarillas son algunas de las causas de la proliferación de estos virus.

“Hay más de 200 virus circulando en la comunidad. Un niño tose en un salón que está completamente cerrado, que no tiene buena ventilación y contagia a los demás. Hay padres que tienen niños con tos, mocos y síntomas respiratorios y no tienen con quién dejarlos en la casa, así que los envían a sus colegios. También, no hay un buen lavado de manos, lo que hace que se propague más el virus”, dice el doctor Trejo, quien, además, opina que volver a usar mascarillas podría ser útil para prevenir contagios.

El uso de la mascarilla y el lavado de manos es algo que quedó en el olvido tras el fin de las restricciones sanitarias por el Covid-19, no obstante, su utilización es de suma importancia a la hora de prevenir los virus respiratorios que están en circulación. El doctor Trejo recomienda no enviar a niños enfermos al colegio y de tener algunos síntomas usar mascarillas para evitar la diseminación del virus.

Prevención

“La prevención de las infecciones respiratorias virales en niños implica medidas como lavado frecuente de manos, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, evitar el contacto cercano con personas enfermas, mantener una buena higiene personal y promover la vacunación contra enfermedades como la gripe. También es importante que los niños reciban una alimentación saludable y mantengan un estilo de vida activo para fortalecer su sistema inmunológico”, expresa la pediatra Andrea Vintimilla, académica de la USS y médico tratante en el Centro de Salud USS campus Los Leones.

Las enfermedades respiratorias alcanzaron el peak del año pasado un mes antes de lo esperado, generando un aumento sustancial en el número de consultas y hospitalizaciones. De hecho, la ocupación de camas pediátricas UTI y UCI es de sobre el 90% y se están convirtiendo camas para lograr cubrir el número necesario.

Respecto a la incidencia de virus respiratorios en Chile, un análisis del ministerio de Salud dictaminó que entre las semanas 1 y 20 de 2022 fueron 5.980 contagiados con virus respiratorios, mientras que en el mismo período de 2023 se registraron 12.771 casos, es decir, más del doble de pacientes.

Los síntomas de estas patologías son similares entre sí, pero los más comunes son congestión nasal, dolor de garganta, tos seca o con flema, fiebre y escalofríos, dificultad para respirar y fatiga y decaimiento. Frente a estas enfermedades son los padres de los niños quienes deben estar atentos porque el tratamiento varía dependiendo de las causas y de la sintomatología.

A %d blogueros les gusta esto: