#Opinión| La urgencia no termina. Por Rodrigo Boetsch Gerente General Inmobiliaria Boetsch. #Antofagasta #Calama #Taltal #Tocopilla #Iquique #Arica

Con satisfacción vemos como el Gobierno ha decidido enfrentar la emergencia habitacional y la crisis por la que está pasando la construcción de manera colaborativa y con sentido de urgencia.

A fines de octubre, un grupo de dirigentes y desarrolladores fuimos invitados a conversar con el ministro Carlos Montes sobre los desafíos de la industria y de cómo podemos colaborar en la meta país de alcanzar el déficit cero, y -al día siguiente- desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, junto a Hacienda, se dio a conocer un plan que va en esta misma línea.

Creemos que estas medidas están bien inspiradas, sobre todo para favorecer la compra de un bien raíz, por lo que esperamos que su ejecución sea lo más rápido posible. Sin embargo, la crisis no se resuelve con estas cuatro iniciativas y es necesario avanzar más allá para que, como sector, podamos aportar al desafío que hemos conversado con el titular del Minvu.

En medio del actual contexto económico, vemos espacio -por ejemplo- para postergar la entrada en vigor de la rebaja y posterior eliminación del Crédito Especial para Empresas Constructoras (CEEC) -actualmente planificado a partir del 1 de enero de 2023- y que se busquen mecanismos para que la banca considere los beneficios del ‘buen pagador’ establecidos por el Serviu, para con ello se reevalúe el nivel de riesgo crediticio de los compradores, y así se les otorguen mejores tasas que no los asfixien como las vigentes.

La urgencia apremia

A %d blogueros les gusta esto: