#Opinión| Los Mitos sobre el Suicidio en Primavera. Por Marco Antonio Campos Psicólogo-psicoterapeuta #Antofagasta #Calama #Taltal #Tocopilla #Mejillones

Frecuentemente escuchamos que la llegada de la primavera trae consigo un aumento en los casos de suicidio. 

Sin embargo, un seguimiento de varios estudios en diferentes años y regiones del mundo no permiten llegar a una conclusión definitiva al respecto y más bien parece ser que estamos ante uno más de los mitos que rodean al suicidio. En Chile, cada día mueren entre 5 y 6 personas por suicidio y una comparación en los últimos tres años muestra que hay más suicidios durante los meses de verano (especialmente en el mes de enero), que en primavera.

Del mismo modo, en países europeos la tasa de suicidio no aumenta necesariamente en los meses que corresponden a la primavera de ese hemisferio. De hecho, el comportamiento suicida ha experimentado cambios en diferentes regiones, épocas y estaciones del año. Se trata de un fenómeno multicausal y muy dinámico. Pero, ¿Cuál es la importancia de este dato? Sin lugar a dudas que la prevención de este fenómeno, considerado ya como un problema de salud a nivel global por la OMS, debe ser hecha de manera consistente y periódica en cada época del año. 

Aun cuando muchos especialistas explican este supuesto aumento de suicidio en primavera, a través de hipótesis biológicas de cambios en los niveles de diferentes hormonas producidos por el aumento en la luminosidad ambiente, y/o por un aumento de la actividad, la evidencia muestra que tales explicaciones no se ajustan necesariamente a la realidad y que, deberemos profundizar en la investigación para verificar este tipo de relaciones. 

Otro mito que impide que la prevención se haga una realidad es que hablar de suicidio puede inducir a la gente a cometerlo. Esto dificulta una conversación abierta en nuestra sociedad y oculta una realidad que se hace cada vez más dura en nuestro propio país, donde en la última década la tasa de suicidio aumentó a más del doble. Lo que debemos hacer es aprender a abordar este tema y para ello se puede pedir ayuda y asesoría profesional confiable. La evidencia y mi propia experiencia me han mostrado que el suicidio se consuma a veces accidentalmente y otras siguiendo la misma lógica de cualquier construcción experiencial que hace una persona, esto es, reflexionando sobre el modo de sentirse en el mundo y sobre las posibilidades de verse en el presente y en el futuro, por lo que una reflexión diferente sobre las intenciones de suicidarse puede también, llevar a conclusiones diferentes sobre esa drástica determinación. 

El conocimiento de las variables sociales, situacionales y personales nos entrega la posibilidad de construir herramientas poderosas para su prevención. Existen aúnotros mitos que restan posibilidades para su prevención y generan estigma y aislamiento al dolor de las familias que sobreviven a un suicida. Algunos con base en creencias culturales, otros con fundamentos de tipo religioso y la gran mayoría derivados de la falta de un conocimiento más profundo de esta realidad. 

Durante este mes de septiembre, junto a un grupo de padres, amigos y familiares de suicidas, llegamos a la conclusión que debemos hacer cosas concretas por evitar que este problema siga sucediendo y se hizo notar la importancia que tiene las acciones que realiza Fundación Vínculos y la necesidad de contar con apoyo profesional interdisciplinario, respaldo gubernamental e infraestructura y plataformas tecnológicas que permitan hacer más eficientes todos los esfuerzos en torno a la prevención y a la mitigación del dolor de los sobrevivientes. 

La prevención del suicidio -así como la de casi todos los problemas de salud mental que afectan al mundo contemporáneo- son responsabilidad de todos, y los gobiernos deben proveer recursos especialmente en sectores más vulnerables.

A %d blogueros les gusta esto: