#Antofagasta| Jóvenes provenientes de liceos vulnerables cumplieron su sueño de estudiar Medicina

  • Alumna colombiana de Antofagasta y estudiante tocopillano se prepararon en el programa PACE y ahora son compañeros en la Universidad de Antofagasta.

Luz Moreno y Galo Balcarce tienen pasados distintos, pero un presente común. Ella nació en Pereira, Colombia, y desde pequeña soñaba con ser parte de la organización internacional Médicos Sin Fronteras. Él nació en Tocopilla, y siempre ha deseado dirigir una fundación de ayuda a los adultos mayores.

Hace tres años ambos jóvenes ingresaron al Programa de Acceso a la Educación Superior (PACE), que a través de distintas acciones prepara alumnos de entornos vulnerables para dar el salto a la universidad. Gracias a este plan, y al esfuerzo puesto por ambos jóvenes, desde hace unas semanas son compañeros en la Carrera de Medicina de la Universidad de Antofagasta.

Luz es inquieta y risueña, y pese a que lleva cuatro años viviendo en Antofagasta, mantiene nítido su acento colombiano. Su historia está llena de episodios que pudieron derrumbarla, pero nada de eso aconteció.

Cuando era pequeña, una tía muy querida falleció por un caso de negligencia médica, tragedia que la conmovió profundamente. Fue entonces que decidió que su futuro sería la medicina.

En 2015 la madre de Luz, Gloria Muñoz, quiso dar un giro a la vida que llevaban en Pereira y emigró sola a Antofagasta, dejando a la joven y a su hermana pequeña, Jihany, al cuidado de su abuela.

Fueron tiempos complicados para todos, recuerda Luz. De ser asistente de una doctora en Colombia, la mujer pasó a trabajar en un local comercial en el sector La Negra. Vivía precariamente y gastaba sólo en lo urgente. Así reunió dinero y se trasladó a una modesta vivienda en el campamento Villa Constancia. En 2018 Luz y su hermana menor siguieron los pasos de su madre y la familia se reunificó en Antofagasta.

DESDE CERO

La joven recuerda que los primeros meses fueron difíciles para ella y su hermana, porque debieron adaptarse a nuevos paisajes, clima y cultura.

“Tuvimos que empezar desde cero. Mi madre había adelantado un poco gracias a su trabajo y eso nos ayudó, pero para alguien que es de otro país, el cambio es dramático. Sin embargo, nunca dejé de creer que lograría mi sueño de estudiar para ser doctora”, cuenta la joven.

Todas las mañanas Luz se levantaba temprano y bajaba desde la parte alta de Antofagasta al Liceo Técnico A-14, donde gracias a su especial personalidad, rápidamente se ganó el cariño de compañeros y profesores.

En segundo medio decidió ingresar a la especialidad Técnico de Enfermería, siguiendo lo que era su manifiesta vocación por el área de la salud. De manera simultánea, se integró al PACE y completó su preparación con un preuniversitario privado.

“Mi madre me decía que sí estudiaba con dedicación podía lograr todo lo que deseara, y poco antes de la prueba (PDT), comencé con mi internado en el Hospital Regional, así que más ganas le puse”, señala.

Cuando Luz se enteró que ingresaría a estudiar Medicina a la Universidad de Antofagasta, lo primero que hizo fue abrazar a su madre. “Ella me decía: ¿ve que sí se puede?, este es tu premio”, recuerda con alegría.

La joven colombiana es muy querida en el sector donde vive y colabora con las necesidades médicas de sus vecinos.

“Una vez una vecina necesitaba que le pusieran una inyección y me fueron a buscar a la casa. Desde entonces atiendo a los vecinos cuando requieren una ayuda de ese tipo y ahora que estudio Medicina, más todavía”, relata la alumna.

La estudiante cuenta que una vez que obtenga el grado de médico, su sueño es incorporarse a la organización Médicos Sin Fronteras y recorrer el mundo prestando ayuda en lugares con necesidades urgentes.

“Me gusta la idea de viajar. No me veo pegada en un solo lugar. Quiero ayudar a la gente en distintos países. ¡Ah!, y me encantaría tener la especialidad de cardiología”, adelanta.

TOCOPILLA

Galo Balcarce Muñoz comparte grupos de estudio con Luz en la Carrera de Medicina de la UA, y al igual que a su compañera colombiana, lo mueve el deseo de servir a las personas que necesitan ayuda.

“Quiero ser doctor porque en mi ciudad, Tocopilla, faltan médicos con vocación. Yo personalmente quiero sacar la carrera y especializarme para volver y atender a mi gente”, cuenta el joven, que también se preparó a través del programa PACE.

Este egresado del Liceo Técnico Diego Portales de Tocopilla recuerda que cuando revisó los resultados de la PDT junto a su papá y mamá no lo podían creer. Era la recompensa a tantos años de sacrificios.

Ahora la familia completa se radicó en Antofagasta para que Galo pueda desarrollar con tranquilad su sueño de ser médico. “Esta oportunidad quizás no se vuelva a presentar. Me decidí por Medicina en la Universidad de Antofagasta porque en su malla curricular tiene un módulo médico quirúrgico y varias especialidades. Además, el hecho de contar con un hospital clínico nos favorece mucho en nuestra formación”, afirmó el estudiante.

Uno de los sueños del alumno es construir un centro de atención para los adultos

mayores de Tocopilla. “Me ha tocado ver abuelitos y abuelitas que son desalojados de sus pensiones porque no pueden pagar. Quiero brindar ayuda a estas personas, para eso me esforzaré”, explica.

El PACE es un programa que busca permitir el acceso a la educación superior a estudiantes destacados de enseñanza media, provenientes de contextos vulnerables, mediante acciones de preparación y apoyo, y el aseguramiento de cupos en las instituciones de educación superior participantes.

Este año 33 alumnos destacados ingresaron a 14 carreras de la Universidad de Antofagasta con cupo PACE.

Fuente: Comunicaciones UA.

A %d blogueros les gusta esto: