Conozca la primera grúa inclusiva de la región

Hay una grúa que es muy especial para nosotros –asegura Valeria Castillo, gerente general de la empresa Gruval-. ”Es una máquina de 16 toneladas y la pintamos de color azul. Mi hija Isidora tiene 3 años y es una niña adorable y especial porque tiene el Trastorno del Espectro Autista (TEA), y el color que identifica a los niños con este síndrome es justamente el color azul”.

“Queremos visibilizar el tema del autismo porque es un asunto del cual poco y nada se habla en el ámbito de la minería y el transporte, pero que está latente en muchos hogares y establecimientos educacionales. Desde hace algunos años varias empresas públicas y privadas están contratando a personas con TEA y nosotros queremos ser los pioneros en visibilizar un tema que es transversal”, explicó.

La empresaria enfatizó que “será la grúa azul de la concientización y de la inclusión. Vamos a instalar este tema en todo ámbito. Nos reuniremos con organismos que ya agrupan a cientos de padres de la comuna y de la región. Donaremos un porcentaje de nuestras utilidades para crear una fundación que se preocupe y ocupe de este trastorno. Ellos, nuestros hijos, siempre nos necesitarán y como madre, mujer y empresaria daré mi vida para que este tema deje de ser una anécdota y se transforme en una materia que nos importe a todos”.

La ejecutiva comenta que su hija recibe terapias diarias y contenciones permanentes. “Tengo una tutor sombra y asiste a un jardín que cuenta con una red de apoyo. ¿Y qué pasa con aquellos padres que no cuentan con recursos para pagar aunque sea una terapia y medicamentos? Queremos ser y hacer un aporte a la comunidad. Llegó el momento de dar el siguiente paso ya que hoy no contamos con una fundación que consolide a todas las agrupaciones. Que tenga personalidad jurídica, estatutos, directorio, misión, visión, valores y gestionar donaciones”.

UN SIMPLE LETRERO

Valeria Castillo Collado, es fundadora y CEO de Gruval.Esta empresa nació hace 5 años de una forma muy simple. Se invierte un capital en una grúa horquilla. Se expone esta máquina al aire libre en la costanera de Antofagasta (La Chimba) y con un vistoso letrero que tenía un número de teléfono. Luego de aquello las llamadas no cesaron.

Hoy su empresa cuenta con 6 grúas: 2 de 16 toneladas, y las otras de 10, 7 y 5. Los valores de arriendo fluctúan entre los 25 a 60 mil pesos la hora incluyendo el operador y el combustible. “Ahora bien. Nos ajustamos al presupuesto y demanda de todos nuestros clientes. Aprendí que cada cliente necesita un traje a la medida, por ende, siempre estamos disponibles a crear una propuesta amigable”. 

PROXIMO DESAFÍO

Resaltó que el próximo desafío es ofrecer sus servicios a las empresas mandantes de la gran minería. “Queremos que nos conozcan y que sepan que esta empresa no sólo es una empresa nortina y antofagastina sino que también es de origen quechua. Mi suegro pertenece a esta etnia y nos sentimos parte de la pacha mama, de una madre tierra generosa que nos da vida desde sus entrañas pero que también tenemos que cuidarla a ella y al medio ambiente”.

Valeria no puede estar inactiva. Y como si fuera poco pertenece al MEM (Mujeres Emprendedoras de Chile). “Conozco a la directora y fundadora de este organismo. Ya he participado en encuentros nacionales e internacionales y me encantaría representar a todas las mujeres emprendedoras, innovadoras y empresarias del Norte Grande. Necesitamos llegar a esas mujeres que tienen la energía, la fuerza y el deseo de emprender pero que no cuentan con el capital y el impulso para dar el siguiente paso y subir al nivel deseado. He participado y seguiré participando de varios networking. Si quiero aumentar mis conocimientos tengo que salir de mi zona de confortabilidad. Hay muchas cosas que desconozco y no las puedo hacer sola. Es por eso que me integré como socia a esta comunidad nacional e internacional”.

A %d blogueros les gusta esto: